7 principios fundamentales para tener relaciones extraordinarias.

Uno de mis autores favoritos en temas de desarrollo personal es Robin S. Sharma.

Es muy conocido por su obra: El monje que vendió su Ferrari. Sin embargo no voy a hablar de este sino de otro de sus exitosos libros. Concretamente me voy a referir a TRIUNFO: una guía para alcanzar la plenitud. Se trata de uno de esos libros de empoderamiento en el que nos indica que lo mejor que podemos hacer en nuestra vida es confiar en nosotros mismos, que debemos ser líderes actuando con sencillez. Que en la vida se nos presentan constantemente oportunidades y tenemos que aprovecharlas para crecer. Y que en la vida se trata de actuar, tener acción, sin acción no se consigue nada. Tenemos que soñar en grande, aunque empecemos en pequeño. Dice: “Si no actúas sobre la vida, ella actuará sobre ti.”

Nos explica los hábitos de las personas excelentes y las estrategias para forjar el respeto en el trabajo. Sin embargo, lo que más me ha gustado de este libro han sido los 7 principios fundamentales para tener relaciones extraordinarias. Ya que soy un ferviente defensor de las relaciones sociales. Pienso que somos sociales por naturaleza y que, únicamente viviendo en sociedad en como crecemos y nos desarrollamos personalmente. Y esto es algo, a mi entender, que debemos cuidar más. Pues, aunque vivimos rodeados de personas, en ocasiones, parece que estemos solos. Vamos a lo nuestro y no nos interesamos por los demás.

Los principios que expone Sharma son muy sencillos, y de sobra conocidos por todos, sin embargo, ¿Los ponemos en práctica?.

Felices

1. Sé el primero en decir hola cuando te encuentres con una persona. Se ha perdido la educación, pasamos por al lado de alguien y agachamos la cabeza.

2. Sonríe mucho. Vamos por la calle con cara de perro, serios como un palo.

3. Utiliza el nombre de la persona. No nos dirigimos a las personas por su nombre, sencillamente porque no les prestamos atención.

4. Mira a la gente a los ojos cuando le hables. Parece que huimos de mirar a los ojos, nos intimida esta situación.

5. Aprende a escuchar de verdad. Cuando hablamos con alguien estamos pensando en lo que le vamos a responder en lugar de escuchar conscientemente.

6. Ofrece cumplidos sinceros. Pensamos que hacer un cumplido es “hacer la pelota”, a todos nos gusta que nos hagan cumplidos.

7. Trata a todo el mundo como si fuera de la realeza. No tratamos bien a las personas, perdemos las formas porque queremos tener razón siempre.

Si crees que esto no es real, te invito a que hagas un comentario y me lo expliques. Y si crees que esto puede cambiar, te invito a que lo pruebes y te des cuenta del poder que tenemos si sabemos tratar a las personas con las que interactuamos.

 

TU ERES EL ARQUITECTO DE TU VIDA.

Arquitecto

 

 

 

 

 

 

 

A partir de hoy tu vida puede tomar uno de dos rumbos. La única manera de salir adelante en la vida es no culpar a los demás de lo que te sucede.

Tu eres el verdadero arquitecto de tu vida. Y si la vida no te ha sido muy favorable hasta ahora, el futuro puede cambiar y depende especialmente de ti.

Si has tenido muchos fracasos, estás en una excelente posición para comenzar una nueva vida, pues eres experto en conocer como no deben hacerse las cosas.

Cuando tu sabes dónde está el fracaso, no lo repetirás en el futuro y te acercará cada vez más al éxito.

A partir de hoy tu vida puede tomar uno de dos rumbos. El éxito o el fracaso. La felicidad o la infelicidad.

Es tu decisión cuál camino tomar y tienes la misma oportunidad de seguir uno u otro sendero. Tienes las mismas posibilidades para cualquiera de los dos.

La forma de tomar el sendero del triunfo es…   !Dejar de culpar a los demás! 

Este fragmento lo leí hace tiempo y, cuando lo guardé, no anoté ni el autor ni su procedencia. Pido disculpas por ello.

Creo que es un texto que nos ayuda a tomar conciencia de la responsabilidad que tenemos si queremos vivir y ser protagonistas de nuestra vida. Nos da la clave que necesitamos para poder conseguir nuestros propósitos, DEJAR DE CULPAR A LOS DEMÁS.

Y es que, cuando culpamos a los demás, por todo lo malo que nos ocurre, nos instalamos en el victimismo, nos refugiamos tras una máscara que nos hace sentirnos cómodos pero que no nos lleva a ninguna parte. Buscamos culpables para liberar nuestra rabia contenida o para liberarnos de la tensión que supone reconocer que hemos fallado.

Al sentirnos víctimas buscamos parecer débiles ante los demás para merecer su atención y simpatía, buscamos compasión, sentirnos queridos, que nos hagan caso. En cambio cuando admitimos un fallo, sentimos que hemos decepcionado a los demás y que los demás nos van a ver como perdedores.

Tenemos que dejar de culpar a los demás y hacernos responsables de todos nuestros actos, sean buenos o malos. Únicamente desde la responsabilidad vamos a ser capaces de encontrar posibles acciones a emprender para poder resolver el problema que se nos plantea. Ya que, vamos a ser capaces de mirar las cosas de una forma diferente y así encontrar nuevas posibilidades de acción que antes no veíamos.

Sólo de esta forma vamos a poder ser los verdaderos arquitectos que diseñen nuestra vida.

12 PASOS PARA SIMPLIFICAR TU VIDA

Hace muchos años que sigo y leo a Wayne Dyer, podría decirse que es mi escritor preferido. Es uno de esos autores que, cuando los lees, todo te parece interesante. En cada uno de sus libros descubro cosas nuevas que me hacen mejorar personal y profesionalmente. En el último que he leído “INSPIRACIÓN” hay un capítulo dedicado a la sencillez en el que nos ofrece doce herramientas para simplificar la vida, ya que una vivir de una manera sencilla hace que nos encontremos inspirados y, por ende, lleguemos a ser más felices.

IMG_0839

A continuación resumo los 12 pasos que nos muestra Wayne Dyer:

1. Organiza tu vida. deshazte de todo lo que no utilizas o no has utilizado durante más de un año.

2. Limpia tu agenda de actividades y obligaciones innecesarias. 

3. Asegúrate de que tu tiempo libre es tiempo libre. Rechaza las invitaciones que no te gusten o donde no estés a gusto.

4. Dedica parte de tu tiempo a la meditación y al yoga. Con 20 minutos diarios sería suficiente.

5. Regresa a la sencillez de la naturaleza. Pasea entre los árboles o ve a la playa a disfrutar del mar.

6. Distánciate de tus críticos. No te justifiques ante tus críticos, contesta con un educado “gracias”.

7. Dedica tiempo a tu salud. Como y bebe de forma saludable y has ejercicio de manera habitual.

8. Juega, juega y juega. Aprende a jugar en lugar de trabajar a todas horas. Fíjate en lo felices que son los niños jugando.

9. Relájate. Disminuye el ritmo de todas tus actividades. Tómate la vida con calma. Concéntrate en tu respiración.

10. Haz todo lo que puedas para evitar las deudas. Las deudas solo añaden ansiedad a tu vida.

11. Olvida el valor del dinero. Haz lo que tu corazón te diga que te hará feliz en lugar de pensar si será rentable.

12. Recuerda tu espíritu. Tu objetivo es encontrar la inspiración, un lugar plácido y sin complicaciones.

Aunque alguna de estas recomendaciones parece difícil ponerla en práctica, todas ellas llevadas en su debida medida te harán conseguir una vida más placentera, feliz y armoniosa para poder conseguir los objetivos que te propongas.