AMARSE A UNO MISMO

Tradicionalmente, en algunas culturas, se ha enseñado que pensar en uno mismo es un acto egoísta y que lo importante es olvidarnos de nosotros para ayudar a los demás.

 

Ya Jesús, hace más de dos mil años, dijo: ama al prójimo como a ti mismo. Jesús daba por hecho que te amarías mucho a ti mismo y, con su mensaje, quería poner de relieve que así amarías mucho a los demás.

 

Sin embargo, a lo largo de tu vida, te han ido inculcando que amarte mucho a ti mismo es ser egoísta y que todo lo que haces tiene que tener la aprobación de los demás. Con lo que si amas a los demás como a ti mismo, irás dando palos a todos los que te encuentras, pues es lo que regularmente haces contigo mismo.

 

En el momento actual y tal como estamos socialmente, considero que habría que cambiar el mensaje (con el permiso de Jesús) y decir: ámate como amas al prójimo. Estoy convencido que más de uno lo consideraría y comenzaría a amarse un poco más. Desde luego no en todos los casos, pues hay verdaderos cafres que, además de no amarse, nunca piensan en los demás.

 

Amarte a ti mismo es sentirte bien por ser quien eres. Es sentirte dichoso con el cuerpo que tienes y amar tus imperfecciones. Es aceptar todo lo que tienes y estar abierto a recibir todo lo que te llegue. Es descubrir tus fortalezas y potenciarlas. Es aceptar tu personalidad y buscar mejorar lo que no te ayuda.

 

Para poder mejorar e incrementar el amor que te tienes a ti mismo hay algunas estrategias que puedes usar:

 

  1. Busca tu talento. Todos tenemos un talento que hemos venido a desarrollar para compartirlo con los demás. Busca el tuyo mirando en qué eres bueno, qué es lo que se te da bien, qué estás haciendo cuando pierdes la noción del tiempo.
  2. Lee libros de crecimiento personal. Libros que te motiven y te muestren ejercicios para crecer. También biografías de personas que han conseguido grandes cosas.
  3. Asiste a formaciones que te motiven. Aprender es algo que nunca se debería dejar de hacer. Asiste a cursos de personas que te hagan sentir bien, que te enseñen estrategias concretas con las que mejorar.
  4. Relaciónate con personas positivas. Con las que puedas compartir tus éxitos y tus aprendizajes. Huye de las personas tóxicas que te absorben la energía y busca a las personas con las que te sientas a gusto.
  5. Aprende de los errores. Pienso que en la vida solo existen aciertos y aprendizajes, cuando creas que has fallado, piensa en qué puedes aprender de ello y tenlo en cuenta para tu siguiente acción.
  6. Vístete para la ocasión. Viste con ropa cómoda y que te haga sentir bien, si tú te ves bien, los demás te verán bien. Si te pones cualquier cosa para estar por casa con el pretexto de que no te va a ver nadie, piensa que te vas a ver tú, la mejor persona que conoces.
  7. Inicia un proyecto. Busca desarrollar tu talento con un proyecto que te ilusione, algo que te motive y te haga compartir con los demás tus dones. Puede ser algo sencillo como colaborar con una ONG o algo más grande como crear una nueva APP.
  8. Ayuda a los demás. Cuando ayudas a alguien aumenta tu confianza y tu optimismo y tienes una mayor sensación de control en tu vida. Además los actos de generosidad se contagian y pueden provocar una reacción en cadena. Ayudando a los demás te sentirás útil y provocarás bienestar a tu alrededor.

 

Amarte a ti mismo es tener la suficiente valentía como para atreverte a perseverar cuando algo sale diferente a como esperabas. Es buscar apoyo en los demás y en ti mismo. Es saber bailar con la vida independientemente de la música que te pongan.