CLAVES PARA LLEGAR A SER UNA PERSONA POSITIVA.

Si quieres dejar de lado la negatividad que, en ocasiones, se acerca a tu mente y buscar la manera de llegar a ser una persona totalmente positiva, vas a tener que realizar algunos cambios en tu vida. Estos cambios no son otra cosa que generar nuevos hábitos que te hagan vivir de una forma más productiva para tu crecimiento y desarrollo como persona. Además, incorporando estos siete hábitos a tu día a día, te darás cuenta de que aportas más a las personas que tienes a tu alrededor y te conviertes en una persona más social y confiable. Te propongo que los incorpores poco a poco, sin prisa pero sin pausa. Aquí los tienes:

  1. Háblate de manera positiva.

Fíjate en cómo te hablas. Controla tu diálogo interno y usa afirmaciones positivas. Se trata de enunciar afirmaciones de manera que te las creas de verdad y haciendo acallar la vocecita de tu diálogo interno. Busca contradecir lo que no te interesa de esa vocecita y promueve tú lo que te interesa.

  1. Relaciónate con personas positivas.

 La elección de las personas con quienes vivas, trabajes y te asocies tendrá un efecto mayor en tus emociones y en tu éxito que cualquier otro factor. Si te rodeas de personas positivas tendrás mayores posibilidades de mantener ese estado necesario para conseguir lo que deseas. Busca relacionarte con personas que te aporten positividad y oportunidades para crecer, y no con quien te limite.

  1. Ingiere alimentos mentalmente positivos.

 Lee libros, revistas y artículos que eduquen, inspiren y motiven. Atiende a la información que te haga sentir feliz y confiar más en ti mismo. Deja de ver y oír información que no te aporta nada bueno y alimenta tu mente con información que te haga crecer.

  1. Proponte aprender algo nuevo cada día.

 El aprendizaje te motiva a ser mejor. Fíjate todos los días como meta aprender algo nuevo y haz el propósito de llevarlo a cabo. Puede ser algo como una nueva aplicación para el móvil o preparar una nueva receta que desconoces.

  1. Ten hábitos de salud positivos.

Practica la relajación, una alimentación equilibrada y realiza ejercicio todos los días. Los hábitos saludables van a ayudar a que tu cuerpo y tu mente estén en paz, se mantengan en sintonía y consigas una mayor satisfacción personal. La relajación te va a ayudar a eliminar el estrés y va a hacer que tengas menos enfermedades. La alimentación equilibrada te va a mantener con salud física y mental, y realizar un poco de ejercicio todos los días va a hacer que tu físico se mantenga activo mucho más tiempo.

  1. Mantén unas expectativas positivas.

 Espera siempre lo mejor. Tener expectativas positivas es una técnica para conseguir mejores resultados en tu vida. Las expectativas determinan, en la mayoría de ocasiones, el resultado que vas a obtener en aquello que te propongas. Cuando estés buscando un objetivo fíjate en lo que quieres y no en lo que temes. Confía en que va a ocurrir lo mejor que puede ocurrir y tendrás más posibilidades de que ocurra.

  1. Realiza una visualización positiva.

Se trata de una técnica psicológica para alcanzar una condición emocional deseada a través de pensar en las imágenes correctas de lo que deseas. Actúa como si ya hubieses alcanzado tu meta. La visualización es una gran técnica para conseguir objetivos que, desde hace mucho tiempo la vienen utilizando los deportistas de élite para alcanzar sus metas y superar sus marcas. Cuando realices la visualización, haz como si ya estuvieses en el lugar al que quieres llegar, vívelo con los cinco sentidos. Tiene que ser lo más real posible. Si todos los días dedicas unos minutos a tener una visualización positiva, en poco tiempo se establecerán las condiciones para alcanzar tu meta.

 

Si cada día de la semana buscas la manera de incorporar uno de estos hábitos a tu manera de abordar todas las circunstancias que ocurren a tu alrededor, te darás cuenta de que todo lo que te rodea mejora sustancialmente. Si tienes dudas o ves que te cuesta mucho esfuerzo, no dudes en escribirme a gerardo@gerardoromero.com

Mucho amor y positividad.

CONSIGUE TUS PROPÓSITOS

Llega el final de año y ya estás pensando en tus propósitos para el año nuevo. En qué vas a iniciar en este año que comienza para conseguir eso que piensas que te falta, en qué vas a hacer para ser mejor. Cada año lo inicias  con nuevos propósitos que, en ocasiones, fructifican y otras no.

Para conseguir un propósito nuevo la clave está en pensar un poco más allá de lo que quieres conseguir, en pensar cómo te sentirás cuando lo hayas conseguido y, sobre todo, en pensar cómo lo vas a conseguir.

Lo primero que has de tener en cuenta es qué pensamientos te están limitando, fijarte en tu diálogo interno y descubrir que, muchas veces, tienes claro lo que quieres y tus pensamientos limitantes te dicen que no vas a ser capaz de conseguirlo.

Esos pensamientos no son más que miedo, generalmente infundado, y el miedo te paraliza y no te deja avanzar. La única manera  que tienes de superar ese miedo es enfrentándote a él. Conforme te enfrentas al miedo, tus pensamientos limitantes se van desvaneciendo y te permiten actuar.

Para poder hacer frente a esos pensamientos has de tener en cuenta dos recursos que te pueden ayudar: desarrollar tu creatividad y vivir el presente.

Desarrollando tu creatividad vas a ser capaz de encontrar nuevas formas de abordar la situación. La creatividad te permite inventar o crear nuevas ideas que te ayuden o generar nuevas asociaciones entre conceptos que te lleven a conseguir soluciones originales para llevarte hasta tu propósito.

Viviendo el presente puedes disfrutar de cada momento, aceptando las situaciones que te llegan como algo natural que necesitas vivir para crecer. Viviendo el presente te olvidas del pasado que te hace recordar los tiempos mejores vividos y que ya no están. También te hace dejar de fijarte tanto en el futuro que te genera ansiedad por las cosas que deseas y todavía no llegan.

Cuando te fijes un propósito, busca dentro de ti para encontrar tu creatividad y vive en el presente, el aquí y ahora, saboreando cada momento como si fuese el último. Fíjate el objetivo y actúa con determinación, superando el miedo o las dudas con actitud positiva, con confianza y con amor.

Solo viviendo desde el amor podrás ser capaz de conseguir tus propósitos. Date cuenta de que, lo que hasta ahora no has conseguido, es porque no estabas fluyendo, es porque lo estabas viviendo desde el miedo y, así, se generaban dudas en tu cabeza que no te permitían avanzar.

Viviendo desde el amor a todo lo que te rodea, a todas las personas que se cruzan en tu camino, a todas las situaciones que te parecen complicadas. Aceptando que lo que te ocurre es para aprender y conseguir mejores recursos que te hagan más fuerte. Aceptando casa situación o cada persona con la que interactúas como una gran posibilidad para crecer. No lo dudes, ve a por lo que quieres, consigue tus propósitos para este nuevo año viviendo desde el amor.

AMARSE A UNO MISMO

Tradicionalmente, en algunas culturas, se ha enseñado que pensar en uno mismo es un acto egoísta y que lo importante es olvidarnos de nosotros para ayudar a los demás.

 

Ya Jesús, hace más de dos mil años, dijo: ama al prójimo como a ti mismo. Jesús daba por hecho que te amarías mucho a ti mismo y, con su mensaje, quería poner de relieve que así amarías mucho a los demás.

 

Sin embargo, a lo largo de tu vida, te han ido inculcando que amarte mucho a ti mismo es ser egoísta y que todo lo que haces tiene que tener la aprobación de los demás. Con lo que si amas a los demás como a ti mismo, irás dando palos a todos los que te encuentras, pues es lo que regularmente haces contigo mismo.

 

En el momento actual y tal como estamos socialmente, considero que habría que cambiar el mensaje (con el permiso de Jesús) y decir: ámate como amas al prójimo. Estoy convencido que más de uno lo consideraría y comenzaría a amarse un poco más. Desde luego no en todos los casos, pues hay verdaderos cafres que, además de no amarse, nunca piensan en los demás.

 

Amarte a ti mismo es sentirte bien por ser quien eres. Es sentirte dichoso con el cuerpo que tienes y amar tus imperfecciones. Es aceptar todo lo que tienes y estar abierto a recibir todo lo que te llegue. Es descubrir tus fortalezas y potenciarlas. Es aceptar tu personalidad y buscar mejorar lo que no te ayuda.

 

Para poder mejorar e incrementar el amor que te tienes a ti mismo hay algunas estrategias que puedes usar:

 

  1. Busca tu talento. Todos tenemos un talento que hemos venido a desarrollar para compartirlo con los demás. Busca el tuyo mirando en qué eres bueno, qué es lo que se te da bien, qué estás haciendo cuando pierdes la noción del tiempo.
  2. Lee libros de crecimiento personal. Libros que te motiven y te muestren ejercicios para crecer. También biografías de personas que han conseguido grandes cosas.
  3. Asiste a formaciones que te motiven. Aprender es algo que nunca se debería dejar de hacer. Asiste a cursos de personas que te hagan sentir bien, que te enseñen estrategias concretas con las que mejorar.
  4. Relaciónate con personas positivas. Con las que puedas compartir tus éxitos y tus aprendizajes. Huye de las personas tóxicas que te absorben la energía y busca a las personas con las que te sientas a gusto.
  5. Aprende de los errores. Pienso que en la vida solo existen aciertos y aprendizajes, cuando creas que has fallado, piensa en qué puedes aprender de ello y tenlo en cuenta para tu siguiente acción.
  6. Vístete para la ocasión. Viste con ropa cómoda y que te haga sentir bien, si tú te ves bien, los demás te verán bien. Si te pones cualquier cosa para estar por casa con el pretexto de que no te va a ver nadie, piensa que te vas a ver tú, la mejor persona que conoces.
  7. Inicia un proyecto. Busca desarrollar tu talento con un proyecto que te ilusione, algo que te motive y te haga compartir con los demás tus dones. Puede ser algo sencillo como colaborar con una ONG o algo más grande como crear una nueva APP.
  8. Ayuda a los demás. Cuando ayudas a alguien aumenta tu confianza y tu optimismo y tienes una mayor sensación de control en tu vida. Además los actos de generosidad se contagian y pueden provocar una reacción en cadena. Ayudando a los demás te sentirás útil y provocarás bienestar a tu alrededor.

 

Amarte a ti mismo es tener la suficiente valentía como para atreverte a perseverar cuando algo sale diferente a como esperabas. Es buscar apoyo en los demás y en ti mismo. Es saber bailar con la vida independientemente de la música que te pongan.

Emprender.

Emprender Gerardo 2Estamos cansados de escuchar este tipo de afirmaciones: “dónde voy a ir, con la que está cayendo”; “está todo muy mal”, “no hay trabajo”. Y es así como nos justificamos y nos hacemos las víctimas ya que ello nos aporta los beneficios de que se compadezcan de nosotros y ser el centro de atención.

Tradicionalmente se nos ha enseñado para que, una vez terminemos los estudios, busquemos un trabajo seguro que, aunque ganemos poco, nos va a hacer “ir tirando”. Por otra parte hace algunos años, todos queríamos ser funcionarios, ya sabes “poco trabajo y con sueldo fijo”.

Esto se ha terminado, esos trabajos fijos en los que nuestros padres se pasaban más de 20 años en la misma empresa, ahora son impensables. Cualquier persona, desde que entra al mundo laboral y una vez han transcurrido 10 años, ha pasado mínimo por tres empresas diferentes. Los tiempos del trabajo para toda la vida se han terminado.

Ahora lo que podemos y debemos hacer es trabajar para nosotros mismos, autoemplearnos. Trabajar en lo que nos gusta sin tener que depender de un horario. Para ello tenemos que arriesgar y muchas personas no están dispuestas a ello. Difícil es ganar sin arriesgar. Preferimos soportar a un mal jefe o unas condiciones de trabajo pésimas a arriesgar en un proyecto prometedor que nos apasione y nos haga sentirnos vivos.

Y es que a todos nos gusta llegar a final de mes y poder pagar todas las deudas que hemos adquirido, no nos damos cuenta de que nos gastamos nuestro salario antes de cobrarlo. Y, así vamos, somos esclavos de un sueldo que nos mantiene atados a ese trabajo que tanto odiamos. Así, nos pasamos los días deseando que llegue el fin de semana y el domingo por la tarde nos entra la ansiedad por la cercanía del tedioso lunes.

Nuestra meta debe de ser vivir apasionadamente, buscar esa tarea que nos haga fluir y poder dedicarnos a ella. Vivir de nuestra pasión. Buscar esa libertad que haga que todos los días sean fiesta. Para ello debemos apostar fuerte por realizar nuestros sueños, arriesgar en lugar de vivir haciéndonos las víctimas.

Todo depende de nosotros, lo que decidamos es lo que tendremos. Tenemos que ser ambiciosos y buscar ser mejores, ser la mejor versión de nosotros mismos. Si queremos ser felices, debemos atrevernos, emprender, buscar la forma de ser nuestro propio jefe y disfrutar cada día de nuestro trabajo, vivir amando lo que hagamos para conseguir una vida apasionada.

La vida es corta, vive tu sueño, lleva a cabo tu pasión. Emprende.