Conseguir nuestras metas

IMG_2138

Desde pequeños constantemente estamos consiguiendo metas, al principio inconscientemente y después premeditadamente. En torno al año de vida comenzamos a andar. Alrededor los dos años solemos hablar con soltura. Cumplidos los cinco aprendemos a ir en bicicleta y a leer.

Ya en la adolescencia nos fijamos nuestras propias metas, queremos cumplir nuestros sueños y, además de estudiar vamos a clases de algún idioma o algún instrumento musical. Conforme nos hacemos mayores, las metas se van haciendo más importantes para nosotros. Queremos dirigir nuestra vida. Aunque algunas veces no resulta fácil. Nos dejamos influenciar por los demás. Queremos tener amigos y ser aceptados por el grupo. Nos gusta sentirnos queridos y que los demás nos valoren.

El problema es que, muchas veces, no sabemos dónde queremos llegar. No tenemos una dirección fijada. Nos dejamos llevar por la vida, haciendo lo que hacen otros o lo que los demás esperan de nosotros. Tenemos muchas preguntas y no se nos ocurre preguntarnos a nosotros mismos.

Y ¿Cuáles son las preguntas que nos debemos hacer?

La fundamental:

¿Qué es lo que quiero en mi vida?

Para responder a esta pregunta quizás sea importante contestar antes a otras: ¿Qué es lo que valoro?

¿Qué es importante para mí?

¿Qué opino sobre algunos temas como: política, dinero, guerra, drogas, educación, religión, sexo, ecología…?

Es bueno contestar a estas preguntas por escrito y dejar que el bolígrafo escriba. Si para ti son importantes 50 cosas, adelante, como si son 100. Aunque es crucial que lo hagas apoyándote en tus valores, en esos principios que hacen que tu vida tenga sentido.

Otra pregunta importante es: ¿Qué necesito para ser feliz?

Aquí puedes hacer una lista de tus necesidades y, al lado, poner qué vas a hacer para satisfacerlas. No es solo poner lo que necesitas y esperar a que caiga del cielo. Tienes que escribir cómo lo vas a conseguir para poder ponerte en acción.

Por último, es importante que sepas a dónde quieres llegar. Para ello pregúntate:

¿Dónde quiero estar dentro de 5, 15 o 25 años?

¿Qué quiero estar haciendo?

¿Con quién quiero estar?

Diviértete imaginando y sintiendo que ya estás allí.

Y cuando ya tengas claro lo que quieres, ESFUERZATE por conseguirlo.

12 PASOS PARA SIMPLIFICAR TU VIDA

Hace muchos años que sigo y leo a Wayne Dyer, podría decirse que es mi escritor preferido. Es uno de esos autores que, cuando los lees, todo te parece interesante. En cada uno de sus libros descubro cosas nuevas que me hacen mejorar personal y profesionalmente. En el último que he leído «INSPIRACIÓN» hay un capítulo dedicado a la sencillez en el que nos ofrece doce herramientas para simplificar la vida, ya que una vivir de una manera sencilla hace que nos encontremos inspirados y, por ende, lleguemos a ser más felices.

IMG_0839

A continuación resumo los 12 pasos que nos muestra Wayne Dyer:

1. Organiza tu vida. deshazte de todo lo que no utilizas o no has utilizado durante más de un año.

2. Limpia tu agenda de actividades y obligaciones innecesarias. 

3. Asegúrate de que tu tiempo libre es tiempo libre. Rechaza las invitaciones que no te gusten o donde no estés a gusto.

4. Dedica parte de tu tiempo a la meditación y al yoga. Con 20 minutos diarios sería suficiente.

5. Regresa a la sencillez de la naturaleza. Pasea entre los árboles o ve a la playa a disfrutar del mar.

6. Distánciate de tus críticos. No te justifiques ante tus críticos, contesta con un educado «gracias».

7. Dedica tiempo a tu salud. Como y bebe de forma saludable y has ejercicio de manera habitual.

8. Juega, juega y juega. Aprende a jugar en lugar de trabajar a todas horas. Fíjate en lo felices que son los niños jugando.

9. Relájate. Disminuye el ritmo de todas tus actividades. Tómate la vida con calma. Concéntrate en tu respiración.

10. Haz todo lo que puedas para evitar las deudas. Las deudas solo añaden ansiedad a tu vida.

11. Olvida el valor del dinero. Haz lo que tu corazón te diga que te hará feliz en lugar de pensar si será rentable.

12. Recuerda tu espíritu. Tu objetivo es encontrar la inspiración, un lugar plácido y sin complicaciones.

Aunque alguna de estas recomendaciones parece difícil ponerla en práctica, todas ellas llevadas en su debida medida te harán conseguir una vida más placentera, feliz y armoniosa para poder conseguir los objetivos que te propongas.